en la categoría Salcedo en..., Sin categorizar

Sevilla es una ciudad monumental. Sus calles están llenas de edificios que suponen un gusto para la vista. Una mezcla de todas las culturas que dejaron aquí su huella. Un privilegio para los sevillanos, que tienen su baluarte en este aspecto en un triángulo mágico que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hablamos de la Catedral, el Archivo de Indias y el palacio que protagoniza nuestra entrada de hoy: el Alcázar de Sevilla.

Y es que, Artesanía Salcedo tiene el honor de contar con algunos de sus trabajos entre los muros de esta emblemática fortificación, una de las más antiguas de Europa que se mantienen en pie. Su origen se remonta a los siglos X y XI, aunque en su parcela hacía siglos que se construía. Si en su día hablamos de los escenarios de película donde aparece nuestro sello, hoy iniciamos un recorrido por los lugares emblemáticos, ya sea de la capital hispalense o de otras localidades.

Puerta del León

Puerta del León

En cuanto al Alcázar de Sevilla, allí nos encontramos en forma de apliques de farol. Es más, nada más entrar por la Puerta del León se encuentra el primero de ellos: el modelo “Rey Don Pedro”. Esta entrada al recinto, de estilo almohade y anteriormente conocida como “de la Montería”, debe su nombre al azulejo que preside la puerta. Allí podemos ver a un león fabricado en cerámica trianera de la fábrica de Mensaque. El diseño surge a partir del historiador José Gestoso.

Pedro I, el justiciero cruel

Por dicha puerta del León entró para testificar la anciana que fue testigo del crimen que cometió el Rey Don Pedro entre las calles Candilejo y Cabeza del Rey Don Pedro. Ambas deben su nombre a esta historia muy arraigada entre la población sevillana. Por cierto, se encuentran muy cerca de nuestra tienda. Este monarca, apodado “el Cruel” por sus detractores y “el Justiciero” por sus partidarios, es uno de los personajes más vinculados a la historia del monumento que protagoniza este post.

No solo da nombre al aplique de forja de Salcedo Sevilla, también a uno de los edificios del conjunto, el también conocido como Palacio Mudéjar. Está considerado como uno de los mejores representantes de este estilo arquitectónico tan relacionado con nuestra ciudad.

La sangre del Alcázar de Sevilla

Patio de las Doncellas. Palacio Mudéjar

Palacio Mudéjar

Otro crimen del monarca castellano dejó su huella en su propia construcción, concretamente en la Sala de los Azulejos. La guerra por el trono que Pedro I mantuvo con sus hermanastros tuvo un trágico suceso allí. El infante Don Fadrique fue acuchillado por el propio rey y su sangre cayó al mármol. Este se encontraba aún sin pulimentar y absorbió toda la sangre derramada, dejando una mancha en el suelo que aún hoy se puede encontrar si se busca de manera correcta. No lo olvides si vas a visitar el Alcázar de Sevilla. Lo que no queda claro, es si la muerte de Fadrique fue a causa de la disputa real o por los escarceos que llegó a tener con la reina Blanca de Borbón.

Cosas de la vida, el rey Don Pedro perdió la vida a manos de otro de sus hermanastros, Enrique de Trastámara. Pero hay algo que complica este suceso más aún. Enrique, que se convertiría en el nuevo rey y daría origen a una dinastía real que duró siglo y medio, era el hermano gemelo de Fadrique. Sin duda, una historia digna de Juego de Tronos, que casualmente tiene al Alcázar entre sus escenarios.

Un gobernante muy peculiar el rey Pedro I. Su legado ha quedado presente en las entrañas del palacio sevillano, tanto en historias como en nombres, entre los que se encuentra el aplique de farol “Rey Don Pedro”. Pero Artesanía Salcedo también está en los jardines.

Artículos recomendados

Déjanos un comentario

0
Somos artesanos de la forja: nuestro selloEl Alcázar de Sevilla y sus jardines