en la categoría Decoración, Forja artística

En grandes espacios, grandes elementos de decoración. Al menos aquellos más relevantes, como los destinados a la iluminación. Decorar con faroles grandes es una posibilidad que puedes afrontar, ya que aportará muchos beneficios a tu estancia. La sutileza del conjunto está asegurada, ya que evitará la sensación de vacío en esa gran superficie que ocupa, pero garantizando la majestuosidad que requiere.

Estas piezas tienen unas dimensiones que incluso doblan a las medidas convencionales. Podemos encontrar algunos que llegan a medir más de un metro de largo y más de 50 cm de ancho, una proporción considerable. Pero eso no quiere decir que no te puedas decantar por un tamaño medio-alto, rondando los 75 cm de largo. Aunque normalmente son faroles de techo, también podemos encontrar faroles grandes de suelo, con soportes de pie.

¿Por qué elegirlos?

Farol de techo Góngora en el Palacio de las Dueñas

Farol “Góngora”

El mérito artístico de estos faroles se incrementa si son artesanales. Teniendo en cuenta las medidas que os hemos comentado, existe un gran trabajo detrás del resultado final. La artesanía requiere de minuciosidad en todo el proceso si queremos el resultado deseado, por lo que los profesionales que se dedican a ello deben emplear tiempo suficiente cuando se trata de piezas con mayor tamaño. Eso se traduce en una calidad de trabajo que aporta valor añadido cuando se pueda contemplar el farol en su ubicación final.

Otra posibilidad es la cantidad de diseños disponibles. Puede parecer que el tamaño es un factor que influye para contar con más variedad por la dificultad de fabricación, pero no. Existen opciones para adaptarse a cualquier espacio, incluso se pueden crear faroles totalmente personalizados.

Estancias donde decorar con faroles grandes

Antes de decidirse, hay que tener en cuenta que este tipo de faroles de forja están diseñados para una serie de lugares característicos. El espacio debe ser proporcional al importante tamaño del producto. No solo en metros cuadrados, también en altura. Decorar con faroles grandes es la decisión más acertada si se trata de salones con techos altos.

Lo más habitual es encontrar este tipo de elemento decorativo en lugares como halls de entrada en hoteles, grandes salones de celebraciones o comedores, casas-palacio o espacios habilitados para amplias escaleras. De hecho, algunos de nuestros trabajos forman parte de lugares únicos como el Palacio de Las Dueñas o la Hacienda El Vizir.

Una muestra de nuestros faroles grandes

Como ejemplo, queremos presentaros algunos de muchos los faroles de gran tamaño disponibles en nuestro catálogo:

Artículos recomendados
0
proyecto de interiorismo en dohaartesanía andaluza